El Maestro del Amor

Compartir

19 noviembre 2018/ 429 / 16

Un día se encontraban 3 maestros en la parte alta de una montaña, y desde ese lugar observaron a un niño que estaba pescando en un lago. Las horas pasaban y pasaban y el niño no lograba sacar siquiera un pez. Así que uno de los maestros, preocupado al ver esta situación, dijo:

 

“Voy a bajar a ayudarle, no me puedo quedar observando sin hacer nada mientras el niño intenta pescar y no logra hacerlo”.

 

Al escuchar esto, el segundo de los maestros le dijo: “no lo socorras, si bajas la montaña que sea para enseñarle a pescar, porque ese niño aprenderá más con tu guía que con tu ayuda”.

 

Sorprendido, el primer maestro lo miró con molestia en su rostro y le respondió: “¿si tú fueras el que estuviera pescando, no te gustaría que alguien te ayudara? ¿No te parece que eres poco solidario con ese niño?”

 

El segundo maestro, sorprendido con el comentario del primer maestro, le dijo: “un maestro no ayuda a pescar, enseña a hacerlo”.

 

Al darse cuenta que el ambiente se estaba tornando tenso, el tercer maestro cerró sus ojos y con voz suave pero firme dijo: “el pez es solo el pretexto para que el niño descubra de qué es capaz. Ni la ayuda ni la guía son suficientes para que él recuerde quién es realmente”.

 

Atónitos y sin comprender sus palabras, el primero y el segundo maestro lo miraron.

 

“¿A qué te refieres?”, preguntó el segundo maestro.

 

“El verdadero maestro no es aquel que ayuda al otro y tampoco el que le enseña a pescar, es el que con amor le permite ver de qué es capaz al reconocer quién es realmente”.

 

Los dos maestros se miraron entre sí y confiados de que el tercer maestro tenía sus ojos cerrados, hicieron un gesto displicente para expresar su desacuerdo.

 

“No es necesario que hagan ese gesto, esta también es una oportunidad para que ustedes recuerden que en el amor que ustedes son, no juzgan”, dijo el tercer maestro.

 

El segundo maestro le preguntó: “¿cómo te diste cuenta de nuestro gesto si tienes los ojos cerrados?”

 

“Porque aquel que es amor no ve con los ojos sino con el corazón”, concluyó.

 

En el amor que nos une, te invito a descubrir qué maestro eres tú y desde dónde estás acompañando a quienes te rodean.

 

Gabriel Francisco

COMENTARIOS (16)

24 noviembre 2018

Adriana santacruz

Me encanto el mensaje, muy cierto Gracias francisco por tus mensajes

26 noviembre 2018

Gabriel Francisco

Hola Adriana, gracias a ti por leerlo.

29 noviembre 2018

Gloria Triviño

Francisco, aunque un poco retrasada en el momento, quiero agradecerte infinitamente, y comentar tu maravillosa propuesta del nuevo Maestro, que ha tenido un impacto maravilloso en mi aprendizaje. La historia de la conversación de los maestros es sorprendente y fascinante, nos lleva a dar un salto cuántico, nos habíamos quedado con la percepción de que enseñar a pescar era lo más grande sin reconocer que ahora sabemos que cada quien vino a cumplir su plan del alma y dentro de su ser están sus decisiones divinas sobre las cuales no debemos interferir. Claro, como lo mencionaste en las respuestas en el chat, que ampliaron de manera extraordinaria el escrito inicial, tenemos una línea delgada entre este respeto y la indiferencia, es decir, en ser sensitivos y no reactivos, y entre el amor y el miedo, esto es, entre actuar por amor o por contraste. Qué panorama tan inmenso nos has abierto!! Esta aseveración me llega al alma: “Cuando aceptamos que el otro eligió vivir lo que está viviendo, podemos acompañarlo desde el amor, sin juicios y sin querer interferir en su proceso. Este es el camino para trascender la culpa, la lástima y el juicio, y más importante aún, para regresar al amor a través de la compasión.” Finalmente me encantó que nos enseñaras cómo ejercer la nueva visión del maestro, a través de la contemplación y la pregunta. Por cierto, tengo esta inquietud: ¿Cómo, o qué debemos hacer para que nuestra actitud de contemplación sea bien recibida por el otro sin que sienta abandono o indiferencia? Gracias de nuevo por estas bellas enseñanzas! Abrazo

02 diciembre 2018

Gabriel Francisco

Hola Gloria, mil gracias de nuevo por tus interesantes aportes. Respondo a tu pregunta: cuando actúas desde el amor la intención es el amor, pero esto no quiere decir que el otro lo vaya a recibir como tal, sino como él elija recibirlo. Así que si el otro se siente abandonado o lo percibe como indiferencia tuya, es parte de su conflicto y en ese momento te estás convirtiendo en un espejo para que él se mire en ti y tenga la oportunidad de sanar y regresar al amor. En conclusión, lo importante no es cómo el otro reacciona frente a tu manera de actuar, sino desde dónde tú decides actuar: desde el amor o desde el miedo. Recuerda que solo tú eres responsable de tu proceso, así como el otro es responsable de su proceso. Cuando aceptes esta realidad de que cada uno es responsable de su proceso, vas a dejar de experimentar la lástima y la culpa. Un abrazo!

03 diciembre 2018

Gloria Triviño

Gracias Francisco por la respuesta, tienes razón, finalmente la clave es actuar en el amor y lo demás viene por añadidura. Bendiciones.

03 diciembre 2018

Gabriel Francisco

Con gusto Gloria!

04 diciembre 2018

Clara

Que buenas reflexiones y enseñanzas, al comprender, entender y aceptar que cada quien viene a vivir lo que tiene que vivir, en este momento de mi vida se me hace más fácil aceptar y amar lo que estoy viviendo, sin dolor y sin inmiscuirme. Gracias Gabrielito. Millón de abrazos.

04 diciembre 2018

Gabriel Francisco

Hola mi querida Clara, gracias a ti por leer el artículo. La aceptación es un elemento central dentro del proceso espiritual de cada uno, es reconocer que eres tú quien elige cómo experimentarse en el amor. Un abrazo!

05 diciembre 2018

Zulma Stella Pirazan Martínez

Hermoso! Todo escrito desde el amor, gracias Francisco por recordar lo que somos y a lo que vinimos, un abrazo!

05 diciembre 2018

Gabriel Francisco

Hola Zulma, con mucho cariño. Un abrazo!

05 diciembre 2018

Angela

Gracias Francisco, otra tarea en este camino de sanación desde el amor.

07 diciembre 2018

Gabriel Francisco

Hola Angela, ciertamente esta es una invitación para experimentar el amor de manera consciente en nuestra vida cotidiana. Saludos.

09 diciembre 2018

Luz Idalia

Muy buen mensaje, sería interesante descubrir qué tipo de maestro soy.

09 diciembre 2018

Gabriel Francisco

Hola Luz Idalia, con frecuencia no somos uno solo sino varios tipos de maestros al mismo tiempo. Y lo que yo he venido descubriendo es que a medida que te haces más consciente del amor que eres, interfieres menos en el proceso de los demás, haciéndote cada vez más un Maestro del Amor. Un abrazo!

02 marzo 2019

Elena

Excelente tu blog me ha encantado , yo también desperté hace unos años espiritualmente ,y sigo aprendiendo pero es lo mejor que me ha pasado en esta vida reconocer que somos amor mucha suerte en tu camino yo soy amor bendiciones 🙏🏼❤️

02 marzo 2019

Gabriel Francisco

Hola Elena, muchas gracias por tus deseos y seguiremos en contacto a través de esta Experiencia Yo Soy.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te invito a que experimentes el amor en tu vida cotidiana, haciendo de esta Experiencia Yo Soy una forma de vida en donde reconoces el amor que eres a través de cada situación que vives.

Sígueme en:

Entradas recientes

Mi Sanación: una experiencia Yo Soy
Entrevista Programa «Café, Salud y Vida»
El Nuevo Despertar de la Consciencia
La Magia de la Navidad, la Magia del Amor

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Acompáñame y vivamos juntos esta Experiencia Yo Soy